‘Mindfulness’ o conciencia plena es un concepto que, aplicado a una técnica de meditación, nos remite a estar presentes, con plena atención en el momento, a hacer una toma de conciencia de la realidad. Si damos un segundo de análisis a esto, nos daremos cuenta que, en los hechos, el momento presente, cada segundo de conciencia, es la única realidad fáctica que tenemos. Los momentos marchitos pasan a formar parte del recuerdo, y los momentos futuros forman parte de nuestras fantasías y conjeturas, lo que puede pasar, o puede no pasar.

Entonces, esta plena conciencia del momento, está lejos de ser una meditación con la mente en blanco, lejos de ser algo ajeno. Tomar conciencia del momento significa estar, estar aquí, ahora, en el presente, intentar alejar los pensamientos, ideas y juicios que no tengan que ver con nuestra experiencia del momento, y enfocarnos en nuestros sentidos, y abrazar la experiencia que ellos nos entregan de la realidad en que estamos en ese instante.

Hacer esto al menos una vez al día, cambia progresivamente nuestra manera de enfrentar las cosas, de plantarnos ante el mundo. Tener una práctica de Mindfulness habitual, nos ayuda a enfrentar mejor el estrés y la ansiedad, aumenta nuestra capacidad de tomar perspectiva, mejora nuestra salud mental en general, y muchos otros beneficios de los que hablaremos más adelante.

A continuación compartiré con ustedes 3 cosas que ayudan a empezar el día con unos breves momentos de conciencia plena, que nos ayudan a enraizarnos en el presente, a estar aquí un momento.

 

  1. Respira: lo más importante para mantenernos con vida, el aire. La respiración puede inducir estados emocionales, afectar nuestra postura, e incluso nuestra relación con el mundo que nos rodea. Inicia tu práctica de mindfulness llevando tu atención plena a la respiración. Al despertar busca un lugar cómodo y siéntate con la espalda recta, (existen cojines llamados zafu que te ayudan a lograr esta postura de manera cómoda), y toma respiraciones lentas, profundas, pausadas, haciendo el recorrido del aire con tus sentidos. Inhala, exhala. Vendrán ideas, listas de compras, cosas por hacer durante el día, déjalos pasar. Concéntrate en todo lo que tienes, que es la experiencia del aire llenando tus pulmones. Vendrá la calma. Quédate aquí por 1 a 10 minutos, según necesites.

 

2. Nutre: prepara y disfruta tu desayuno con atención plena. Muchas veces nos encontramos masticando algo, y cuando miramos el plato ya se acabó, ¿Qué era lo que estábamos comiendo?. A veces le ponemos tan poca atención al acto de nutrirnos, que es como viajar en el tiempo, un momento estoy pagando en la caja, y al siguiente tengo envoltorios vacíos en la mano, ya comí. Cambiemos esta rutina por una más consciente, partiendo por el desayuno. No necesitamos tiempo extra, necesitamos ponerle atención a lo que estamos haciendo, y no a lo que vamos a hacer más adelante, o lo que tenemos pendiente de hacer. Reúne tus ingredientes favoritos, naturales y nutritivos, prepara tu desayuno con amor, ofrece gratitud a las personas que cosecharon y produjeron tus alimentos, disfruta, siente el sabor y la textura de lo que comes, pregúntate de donde vienen, cómo crecen. Nutre tu cuerpo, tu mente y tu espíritu.

 

3. Agradece: la gratitud es uno de los grandes caminos a la felicidad, dicen antiguos proverbios. Estar agradecidos implica tomar conciencia de que hay en nuestras vidas, lo bueno, los desafíos, lo que nos enseña, lo que nos transforma, y hacerlo visible, ya que muchas veces lo pasamos por alto o damos por hecho. Al despertar, mira a tu alrededor y haz una lista de todas las cosas que agradeces de tu vida, personas, momentos, circunstancias, etc. Puedes anotarlo o hacerlo mentalmente. Hazlo todas las mañanas, y verás como tu percepción sobre el día va cambiando. A veces, sólo es necesario agradecer para empezar el día con una sonrisa en la cara.

 

Empezar hoy a mejorar tu día es muy simple. Si puedes hacer que al menos uno de estos pasos sea parte de tu rutina diaria al despertar, estarás sumando un momento para ti, para construir una mejor calidad de vida. Inténtalo!