Cuidar un resfrío o gripe de manera natural y seguir este tratamiento es muy similar a usar medicamentos tradicionales, sin embargo, al usar elementos naturales como raíces y hierbas, podemos tener una recuperación más sustentable, libre de desechos, y más amable con nuestro cuerpo y el medioambiente.

Una de las preguntas que más recibimos vía redes sociales de parte de ustedes, es “tienes algún remedio natural para ___?”. Y con ánimo de responderles todas sus dudas, y facilitar información comprobada empíricamente por el equipo Andes Guardianes (tratamientos usados cada vez que nos enfermamos), es que vamos por la segunda guía de cuidados naturales! Puedes ver la primera guía aquí, sobre la menstruación.

En primer lugar, es necesario destacar la importancia de la responsabilidad del paciente al iniciar un tratamiento natural. Los medicamentos naturales (entiéndase mezclas herbales, decocciones, tisanas, cápsulas) tienen una posología al igual que los medicamentos tradicionales farmacéuticos, por lo tanto, para lograr una mejoría y recuperación, no basta con tomarlos una vez o cuando nos acordemos, se debe respetar la dosis, la cantidad de veces al días que dicha dosis se recomienda, el tiempo máximo de consumo, de acuerdo a la edad y peso de quien lo consume, entre otras cosas.

En este sentido, también es necesario destacar que no hay que “tener fe” ni “tomar con fe” la medicina natural de las plantas, ya que no se trata de placebos, sino de principios activos, que al igual que los principios activos sintéticos de los medicamentos tradicionales, tienen contraindicaciones, puede haber sobredosis, y son de origen QUÍMICO, herbal, pero químico. No todo lo químico es malo! Recuerden que el agua es un compuesto químico, por eso, en Andes Guardianes no usamos el término “químico” como sinónimo de “negativo”.

Finalmente, cada persona debe hacer el ejercicio de reconocer su cuerpo, tomar nota de sus síntomas y gestionar una adecuada visita al médico en caso de que los síntomas persistan. En invierno, con bajas defensas, y con cuidados pobres, un simple resfrío puede transformarse en una neumonía en poco tiempo, y como siempre decimos, la salud está en nuestras manos, cuidándonos, descansando y consultando a tiempo estos cuadros graves son más que evitables.

Ahora, ¿cómo cuidar y tratar un resfrío y/o gripe de manera natural? Antes que nada, debemos tener claro que lo que llamamos resfrío y gripe son cuadros donde no hay infección, y que los medicamentos que normalmente se usan en su tratamiento, sólo constituyen un alivio de síntomas. En otras palabras, con el resfrío y la gripe sólo hay que esperar que pase, haciendo que los síntomas sean lo menos molestos posibles. No es una infección. No hay que tomar antibióticos. No hay que automedicarse.

Tendiendo en cuenta lo anterior, nosotros haremos lo mismo, cuidar los síntomas, hacer que sean lo menos molestos -en la medida de lo posible- y ayudar a nuestro cuerpo a que se recupere. A continuación, enumeramos una serie de elementos que ayudan a esto, puedes elegir alguno, o usarlos todos al mismo tiempo, dependiendo de cómo te sientas.

Miel: la miel tiene potentes propiedades antifungicas y bactericidas, además ayuda con el dolor y la inflamación de la garganta, típica de los resfriados. Prueba con añadirla a tus infusiones.

Propóleo: un derivado del trabajo de las abejas, el propoleo en spray o en gotas potencia el efecto de la miel y además ayuda al sistema inmune a fortalecerse y resistir ante los ataques. Busca un propóleo puro, como el de Apicola del Alba. Prueba tomando unas gotas mañana y noche.

Vitamina C: básico para muchas cosas, refuerza las defensas y nos ayuda a eliminar toxinas, algo esencial en los resfriados y gripes. Puedes tomarla en tabletas, a nosotros nos gusta obtenerla de la comida, está concentrada en superfoods como rosa Mosqueta (rosa rugosa en la imagen) y Camu Camu. Toma varias veces al día mientras estas resfriadx, y continua tomando una l dos veces al día por un mes, para estabilizar tus defensas.

Frutas Cítricas: más vitamina c? Si por favor! Ya que además ayuda a la regeneración de tejidos, a la absorción de hierro y a qué el sistema inmune no se debilite. Además de frutas cítricas con vitamina C, también están las frutillas, las hojas verdes y los berries en general. Come muchas, tómalas como jugo, y continua con este hábito una vez que te hayas mejorado.

Mucha agua: hidratarse es vital! no sólo por la pérdida de líquido que se sufre en los resfríos y gripes, sino también porque el agua ayuda a eliminar toxinas. Bebe al menos 2 lt de agua al día, idealmente poniendo en ella algunas hierbas con propiedades medicinales expectorantes, como hojas de boldo, tusílago, eucalipto, palto y cáscaras de cítricos. Usa una cada vez, o consigue una mezcla de flores pectorales. Prepara una tisana y bebe 3 veces al día.

Aceite de caléndula: el aceite medicinal de caléndula (ojo, no es aceite esencial) es un poderoso antiinflamatorio que ayuda con el dolor de oídos causado por frío o inflamación. En casos de resfrío y gripe ayuda a calmar, desinflamar y quitar el dolor que sufren algunas personas en esta área. Sólo debes entibiar un poco la botella, poner una gota en cada oído y tapar con un algodón. Si sales de tu casa, usa un gorro que cubra las orejas. (Tenemos aceite de caléndula en la tienda Andes Guardianes)

Vapor expectorante: preparar un vapor con hierbas medicinales ayuda muchísimo a aliviar la congestión. Consigue hierbas expectorantes como hojas de boldo, tusílago, eucalipto, y/o palto, ponlas en una olla con agua fría y lleva al fuego. Cuando suelte el hervor retira de la cocina, pon tu cara sobre el vapor e inhala hondo. Cubre tu cabeza con una toalla para aprovechar mejor el calor, hazlo una a dos veces al día mientras estés con congestión.

Tintura madre sistema inmune: como les decíamos al inicio, en el resfrío no sirven los antibióticos, pero si puedes usar hierbas para apoyar las funciones de tu sistema inmune! En nuestra tienda tenemos una tintura madre potente que ayuda a acelerar el proceso de recuperación, y mantener bien al margen las enfermedades. Además, esta tintura sirve para personas con sistema inmune débil, que se enferman seguido de “cosas”, y también de “cosas autoinmunes”, no necesariamente sólo para resfríos. Si no la consigues, puedes tomar tisana de equinácea 3 veces al día, pero la tintura es más concentrada y tiene más hierbas 😉

Jengibre y cúrcuma: esenciales en todo Botiquín natural, ya sea frescos o en polvo (o cápsulas como en la imagen), ayudan a eliminar toxinas, estimulan la recuperación del sistema inmune, disminuyen el dolor y la inflamación, energizan, apoyan el metabolismo, y ayudan a calmar el estómago, que a veces sufre de náuseas o dolor cuando estamos agripados. Tómalos como infusión (mejor aún si es con miel pimienta y limón) 3 veces al día.

Aceite esencial de tomillo: el tomillo es un antivirico y anti bacteriano muy potente! Elimina el típico spray que mata bacterias (lysol ) ya que al mismo tiempo anula tu sistema inmune! Reemplaza su acción por aceite esencial de tomillo en un difusor con vapor, así tendrás sus propiedades medicinales en tu hogar. También puedes poner una gota en tu almohada o en el vapor junto con las hierbas.