La luna nueva es una fase de la luna que, como vimos en el post anterior de la Serie Lunar, simboliza los nuevos comienzos, es una luna opaca, donde a veces puedes ver un hilo de luz marcando su curva. Esta fase es la de los nuevos caminos, nuevas relaciones, nuevas apuestas, el momento de enfocarse en los esfuerzos que hacemos por comenzar algo nuevo. Es el tiempo destinado a los cambios positivos, a buscar nuevas oportunidades, y plantar semillas de ideas que serán cosechadas más tarde.

En esta Luna (que dura 24 hrs, y que podemos ubicar fácilmente mirando al cielo o consultando un calendario impreso o digital como Moon Giant), la energía que nos rodea es de limpieza, sobre todo los primeros momentos de la llamada “luna oscura”, donde miraremos al cielo y no encontraremos a nuestro astro lunar.

En la luna nueva, la luna se interpone entre la tierra y el sol, de esta manera, vemos sólo su cara oscura, mientras que la cara iluminada está “de espaldas” al sol. Nos enfrentamos a su oscuridad. También a la nuestra. Esta luna es de transformación, lo antiguo muere, lo que no es necesario se deja atrás, así abrimos espacio en nuestro corazón para que todo lo nuevo pueda entrar.

Son momentos breves, pero puedes ver un hilo de luz en su costado. A medida que esta luz crece, con el pasar de las horas y los días, el poder y la energía de renovación van aumentando. Es el inicio de un nuevo ciclo. Somos -como mujeres- seres de ciclos. Somos cíclicas, es nuestra naturaleza. Un ciclo termina, empieza otro. Este es el fin y el comienzo al mismo tiempo. Luna oscura, luna nueva, luna creciente. La luna es una y es todas, no podemos separarla en fases, es la misma, las distinguimos sólo para nuestra comprensión. Observamos su fluir.

Luna nueva es tiempo de sembrar semillas de ideas que serán cosechadas más tarde, idealmente en la luna llena (todo es cíclico). Así, iremos recorriendo este camino, sembrando intenciones en luna nueva, cosechándolas en luna llena. Al repetir estos dos rituales principales, iremos tomando conciencia del tiempo lunar, del calendario natural de siembra, de los ritmos de la naturaleza. Llegará un momento en que no necesitarás calendario lunar, sabrás exacto en que fase estamos, pero no tendrás idea del mes, ni el día numérico del calendario gregoriano (el tradicional).

A continuación, les dejamos este paso a paso para guiar un pequeño momento ritual de reflexión y siembra de intenciones. Pueden seguirlo al pie de la letra o cambiar y personalizar cosas para adaptarse a cada ser, todos somos diferentes, cada persona es única, cada ser tiene su propia manera de desarrollar su espiritualidad. Siéntete libre de cambiar y transformar. En estas guías iremos conectando y bajando cada vez más información.

 

 

Luna nueva, tiempo de sembrar

 

Ahora, vamos paso a paso, a preparar nuestro lugar especial.

 

  1. Reúne elementos importantes para ti. Pueden ser tus piedras, incienso, o lo que sea que guarde para ti una fuerza especial. Los objetos significativos generalmente guardan un significado especial para su dueño, simbolizan algo. Al igual que en la guía de luna llena, nuestros objetos simbolizan algo no sólo para nosotros, sino para la tierra, nos conectan con otras cosas. Elige un representante de cada elemento: agua, tierra, fuego, aire. Puede ser lo que tú quieras, piedras, plumas, una caracola, una vela.
  2. Crea una atmósfera de respeto. Buscamos crear un espacio sagrado donde elevar un rezo. No necesariamente el mismo lugar físico, sino que un “rincón” protegido y calmo. A simple vista puede que no haya nada especial en el lugar mismo, pero, como dicen los Cristianos “dios está en cada piedra”. Tu lugar no necesariamente tiene que ser especial ni adornado de una manera en particular. Busca un lugar que te entregue privacidad, donde haya respeto por tus creencias y actividades, y calma, por sobre todo, para que puedas tener un pequeño momento de reflexión y encuentro contigo.
  3. Aclara tu espacio y tus pensamientos. Limpia tu lugar de objetos cotidianos, los vasos, las listas, los lápices, todo lo que no aporte a tu momento debe ser guardado. Tus pensamientos también, la micro, las cosas pendientes, ese mensaje que tienes que enviar, todo puede esperar. Hacemos esto para mantener claridad en nuestra mente y nuestra vista.
  4. Medita o relájate al menos por 5 minutos. Con tus pensamientos y espacio más “en orden”, dedica 5 minutos a una meditación breve, calma tu mente, deja de lado las ideas que vayan llegando, no “enganches” en ellas. Respira. Inhala y exhala intentando observar lo que tienes cerca.
  5. Deja espacio a lo que hay en tu corazón, sin juicios. Ahora que hay silencio, qué queda? qué hay en tu mente y en tu corazón el día de hoy? qué semillas deseas plantar? Dedícale unos momentos a bucear estas ideas. Es muy importante que no hagas juicios de valor, ni caigas en pensamientos negativos, mantén un diálogo honesto contigo.
  6. Tiempo de sembrar. Toma todo el tiempo que necesites en el paso anterior. Cuando sepas qué hay en este momento dentro de ti, toma un lápiz y escribe tus intenciones. Estas intenciones son deseos y nuevos inicios, son semillas que quieres cosechar en luna llena. No necesariamente en esta próxima luna llena, pero sí quieres que germinen. Puedes usar algunas claves para ordenarte, qué siembras en tus relaciones con otros? qué siembras en tu labor y trabajo diario? qué siembras en tu terreno espiritual? qué siembras para tu salud?

 

A continuación, les dejamos una frase más universal, que puede adaptarse a tus necesidades. No necesitas repetir exactamente este mismo párrafo, la idea es que cada uno escriba sus propias intenciones en base a lo que necesita en este momento presente.

“Hoy siembro salud, bienestar y recuperación. Hoy siembro sanación para mi cuerpo, físico, espiritual, astral. Hoy siembro la intención de sanar. Sanan mis músculos y descansan. Sana mi sangre y se limpia. Sana mi corazón. Sana mi útera y pulsa vida a través de mi. Sana con ella todo el linaje.”

 

7. Observa el ciclo lunar. Mantén tu atención en el cielo por las noches, observa la luna como va mutando, como avanza en su danza con la luz y se nos revela parcial, total, completa, y se esconde nuevamente. En la próxima luna llena, abrirás tu cuaderno donde lo dejaste hoy, y seguirás el camino de tus propias intenciones. Cómo se trazan en tu vida? Qué cambios observas? Qué germina, qué brotes crecen? En la próxima luna nueva, mirarás las intenciones de hoy, y verás qué necesitas sembrar, en base a lo cosechado y a lo crecido.

 

 

Bendiciones de luna nueva 🌀