Cuando eres un amante de la naturaleza y ya vas por tu cuarto año viviendo en Santiago, comienzas a pensar cómo has sobrevivido en la jungla de cemento tanto tiempo sin morir o enloquecer y la respuesta es simple: buscando verde y viajando lo más posible, aunque sea cerca.

Es normal que las principales quejas de la gente respecto a esta ciudad sean que está muy contaminada, que está sobre poblada y su transporte público es inhumano, que sus habitantes son máquinas hechas de estrés o que todo es gris y las áreas verdes son escasas pero, ¿se han puesto a mirar un mapa de Santiago? o mejor aún, ¿has visto una foto de Santiago desde el aire?

 

Santiago desde el aire. Guy Wenborne

 

Nuestra ciudad está emplazada en la cuenca que le da su nombre: la gran Cuenca de Santiago. Con 80 km de largo y 35 de ancho, limita al norte con el Cordón de Chacabuco y al sur con la Angostura de Paine, mientras en el eje este-oeste vemos la Cordillera de los Andes y de la Costa. La mayor parte de esta superficie está ocupada por el crecimiento urbano, sin embargo, la naturaleza y su fuerza no se detienen y podemos presenciar al Río Maipo irrumpir con sus crecidas invernales mientras se reparte en diversos afluentes hasta desembocar en el Pacífico. Además, imponentes cerros isla como el Chena, Renca, Santa Lucía, Blanco y San Cristóbal emergen y fracturan la geografía de la ciudad.

 

 

Detengámonos aquí. Todos conocemos el Cerro San Cristóbal, si vives aquí lo ves constantemente y si no, sabes que en él está el zoológico pero, ¿estás seguro de que lo conoces?

PARQUE METROPOLITANO DE SANTIAGO

Es un parque urbano público ubicado en el sector nororiente de Santiago de Chile. Está compuesto por tres cerros: San Cristóbal, Chacarillas o Tupahue y Los Gemelos. Además, es parte de cuatro comunas: Huechuraba, Providencia, Recoleta y Vitacura. Sus 1785 hectáreas lo convierten en el parque urbano más extenso de Latinoamérica y cuarto más grande del mundo. Antiguamente, también estaba conectado al Cerro El Carbón pero luego de la construcción de una autopista en el sector de La Pirámide, el corredor entre ambos cerros se vio interrumpido. Esto también explica por qué en este parque no se puede observar más fauna de la precordillera como zorros y otros mamíferos que sí se avistan en cerros precordilleranos como el Manquehue o Apoquindo.

La inauguración de este parque data de 1917, sin embargo a finales de 1800 el cerro ya era de importancia debido a su utilización como cantera. En 1903 se instaló en él el Observatorio Astronómico Mills (actualmente “Manuel Foster” y ex Torreón Victoria) y luego en 1908, el Santuario de la Inmaculada Concepción, lo cual dio paso a su urbanización. Desde ese momento comenzó la forestación del cerro con especie nativas e introducidas sacadas del Bosque Santiago, convirtiéndolo en el principal pulmón de la ciudad.

Hoy en día el parque cuenta con múltiples infraestructuras como el funicular, las piscinas Tupahue y Antilén, el teleférico, el Zoológico Metropolitano de Santiago y los jardines Botánico y Japonés.

El parque posee cuatro vías de acceso vehicular:

  1. Pío Nono (Pío Nono 450, Recoleta, metro Baquedano)
  2. Carlos Reid (Avenida Santa María s/n, única bajada para autos desde el Zoológico)
  3. Pedro de Valdivia (Av. Pedro de Valdivia s/n, metro Pedro de Valdivia)
  4. Zapadores (Los Turistas 1000, Recoleta).

En todas ellas se permite además el acceso a ciclistas y peatones.

Otros accesos sin entrada vehícular son: Pirámide (Pirámide s/n, Vitacura), Aurora de Chile (Aurora de Chile s/n, Recoleta), Bicentenario de la Infancia (Av. Perú 1001, Recoleta, metro Cerro Blanco) y Santos Dumont (Santos Dumont s/n, metro Cerro Blanco).

Ve un mapa detallado del parque aquí: http://www.parquemet.cl/mapa-parquemet/

SENDEROS PARQUE MET

Si lo que quieres es adentrarte en el bosque, respirar aire fresco y conocer un montón de flora y fauna por medio de un trekking o senderismo suave, esto es para ti. La siguiente ruta está pensada para una jornada de mañana o tarde (evitar el mediodía por las altas temperaturas) y tomará aproximadamente 3 horas. El sendero es claro y marcado y se intersecta con caminos pavimentados, miradores y plazas.

Recomendaciones:

  • Ropa deportiva y cómoda. Zapatillas con buen agarre, no lisas.
  • Gorro, lentes con filtro UV y bloqueador.
  • 2 litros de agua por persona.
  • Ración de marcha (fruta, frutos secos, sandwich, etc)

Nuestra ruta comienza por la entrada de Pedro de Valdivia norte, donde subiremos por el sendero Mapulemu y atravesaremos un pequeño bosque de eucaliptus y otras especies nativas de hoja dura y perenne como el Quillay, Peumo y Litre.

 

Palqui, fruto venenoso al ingerirlo pero que funciona como antídoto a la alergia del Litre al ser aplicado de forma tópica.

 

Peumo, una de las especies nativas de hoja dura del bosque esclerófilo.

Luego, al llegar al sector de Piscina Tupahue, podemos tomar un descanso, consumir nuestra ración de marcha y apreciar el paisaje desde los miradores.

 

Sierra de San Ramón

Luego continuaremos por el sendero Mapuche que nos llevará hasta cercanías del sector de La Virgen. Aquí prodemos apreciar el bosque esclerófilo característico de la Zona Central en todo su esplendor. Este se caracteriza por tener especies resistente a los largos periodos de calor y sequía del clima mediterráneo. Especies como el Litre, Quillay, Peumo, Espinillo, Molle o Maitén y arbustos como el Colliguay y el Romerillo son fáciles de avistar en este sector. En cuanto a la fauna, abundan los pequeños roedores, aves como la Tórtola, Codorniz, Tordo, Zorzal, Tenca, Mirlo y Tiuque.

 

Aromo en flor.

Finalmente, al llegar al sector Plaza México, bajaremos por el sendero Zorro Vidal. Este tramo corresponde a la ladera norte y por ende, solana (que está de cara al sol la mayor parte del tiempo) del parque, por lo mismo es mucho más seca y en ella encontramos Espino y otras especies xerófitas. Este sendero nos llevará en zig-zag a la salida de Pío Nono, atravesando las líneas del funicular y las antiguas canteras del cerro. La vista desde este sector permite identificar los cerros Blanco y Renca, además de ver el Cementerio General desde las alturas y la Cordillera de la Costa a la distancia.

 

Funicular en el tramo Virgen-Zoológico.

 

Canteras.

 

Parte del Cerro Blanco y el Cementerio General desde las alturas.

En el último tramo del sendero podrás apreciar un constante olor a quemado, y si eres observador, verás los intentos de reforestación luego del incendio que sufrió esta zona el pasado mes de febrero. Luego el sendero se une con el tramo vehicular para terminar en la bajada de Pío Nono.

Recuerda llevar toda tu basura contigo y recomendar este sendero a tus amigos. Y lo más importante, siempre conocer para proteger.