El xocolatl, más conocido como cacao en nuestra época, es uno de los tesoros que le debemos al Imperio Maya, quienes ya lo consumían dentro de sus ritos sagrados, hace más de 4.000 años en nuestras tierras latinoamericanas.

 

Ingredientes

1/3 taza de cacao amargo picado

1/4 taza de aceite de coco derretido

1 huevo de chía (o un huevo free range)

1/4 taza de azúcar de coco

1/4 taza de harina de coco

1/4 taza de harina de almendras

1/4 taza de leche de coco

1 cucharadita de sal de mar

1 cucharadita de chile en polvo (o de acuerdo a tu gusto)

1 cucharadita de polvos de hornear

1 cucharada de vinagre de manzana

 

Preparación

  1. Pica tu barra de cacao en trozos pequeños. Intenta usar una barra de buena calidad con más de 60% de cacao, a mi me gusta usar las barras Artisana o Pacari. Luego, a baño maría, derrite el chocolate con el aceite de coco hasta fundir. En una taza, mezcla la leche de coco con el vinagre.
  2. En un bowl mezcla tu huevo de chía (3 cucharadas de chía + 6 cucharadas de agua, activado) con la mezcla de chocolate y el azúcar, hasta obtener una mezcla homogénea. Añade la leche de coco y revuelve nuevamente.
  3. Ahora añade las harinas con polvos de hornear, la sal, y el ají. Mezcla nuevamente y esparce en un molde cuadrado, protegido con papel de hornear o engrasado con un poco de aceite de coco.
  4. Lleva al horno por 20 a 25 minutos a temperatura media. Cuando esté listo, puedes trozar en 9 porciones y desmoldar. Guarda en un contenedor cerrado hermético hasta por 1 semana.