Hace un par de años tomé un curso de Gemoterapia y aprendí un montón de cosas, entre ellas, a armonizar los chakras con distintas piedras, a usarlos para potenciar las flores de Bach que le hago a mis pacientes, y a usarlas como tratamiento complementario para dolencias físicas o condiciones como estrés, tensión, etc. Por eso estoy familiarizada con la limpieza y les dejo a continuación los métodos más sencillos:

 

Cómo limpiar tus piedras

La limpieza de las piedras y gemas no sólo se refiere a remover impurezas externas, sino también a remover energía que haya quedado de su antiguo “dueño” o portador, que puede ser el vendedor, el orfebre, etc. A continuación puedes ver distintas maneras de limpiarlas:

Limpieza con agua y sal: disuelve un poquito de sal de mar en agua filtrada y lava tu piedra aquí, luego enjuaga hasta que sientas que está limpia. También puedes lavar tu piedra bajo el agua corriente visualizando que se envuelve en luminosidad y entregando pensamientos positivos.

Limpieza seca con sal: si es una piedra porosa, es mejor que evites mojarla. Pon tu piedra sobre un plato con sal por unas horas mientras, deja que se limpie y luego termina puliendo suavemente con una tela.

Limpieza con humo de incienso: prende un incienso en vara, un copal, o un sahumerio de salvia o de otras hierbas. y procura que esté encendido de manera apropiada. Cuando esté listo, usa el humo para limpiar la habitación o el rincón donde sueles dejar tus piedras, luego, toma tus piedras y pásalas por el humo, visualizando su limpieza y entregando pensamientos de gratitud.

Limpieza con otros cristales: primero, necesitas un cuarzo cristal grande y limpio, pon tu cuarzo en un plato o bolso de tela, y junto a él pon los cristales y piedras que quieras limpiar, y déjalos juntos por un día. El cuarzo cristal funciona como transmutador de energías, y puede ser usado para mantener limpios otros cristales. Esto es útil cuando trabajas con pacientes y/o clientes y tus piedras están constantemente en contacto con muchas personas, así no tienes que limpiarlos a diario.

 

Cómo cargar tus piedras

Para cargar tus piedras con nueva energía puedes elegir sol o luna, y dejarlos que absorban su luz por 6 horas al menos. Si eliges sol, es mejor que no queden directamente expuestos porque pueden perder su color o ponerse opacos, dejarlos a la sombra será suficiente.

Sol

El sol es la representación del padre, del esposo, y de lo masculino; pero también de nuestra luz interior, esa energía que nos empuja hacia el cumplimiento de nuestro destino, hacia el camino de nuestra realización personal y social. El sol es la fuerza vital y el potencial creador en busca de nuestros ideales.

El Sol es el arquetipo de la voluntad, el poder y el deseo. Es eso que no se limita a aceptar, procura mejorar y si es posible, cambiar. Pero por encima de todo, es la fuerza que busca espacio para una expresión más amplia de sí mismo. El sol simboliza el acceso a estados más elevados de conciencia.

Cuando cargamos nuestras piedras en la luz del sol, estamos apelando a la energía masculina, a la vitalidad, a la voluntad y el poder que representa el astro rey.  El sol nos conecta con nuestra vitalidad, los cristales bañados en energía solar nos conectan con el vigor, la fuerza, el poder, la persecución de nuestros deseos. Se abren las puertas a la conciencia y el despertar espiritual.

Luna

La luna representa el poder femenino, la diosa madre, la reina del cielo y la protección. Al mismo tiempo, es el lado oscuro y el aspecto invisible de la naturaleza, lo espiritual, la luz en la oscuridad, el conocimiento interior, lo irracional, intuitivo y subjetivo; las tendencias psiquicas de la persona y su comportamiento inconsciente. Es el ojo de la noche, el que ve todo lo que sucede en una etapa del día considerada prohibida.

La luna representa a la mujer, la fecundidad, el sentimiento, el amor materno. Su revolución alrededor de la Tierra dura 28 días, igual que el período menstrual de las mujeres. La Luna tiene un papel regulador de las mareas, lluvias, aguas, inundaciones y estaciones, por lo que se convierte en la mediadora entre el Cielo y la Tierra, la Luna desata las fuerzas de la naturaleza.

Cuando cargamos nuestras piedras en la energía de la luna, estamos apelando a su potencial cambiante, abrazando sus fases, entrando en el mundo de la intuición, la creatividad y las emociones. La luna nos conecta con nuestra espiritualidad, los cristales bañados en energía lunar nos conectan con la luminosidad de la noche, lo subjetivo, la intuición. Se abren las puertas de lo oculto.

Cómo elegir tus piedras

Hay dos maneras para encontrar la piedra que necesitas, la primera es cuando ésta ‘te llama’: no sabes qué piedra es pero te atrae a primera vista. Para elegir tu piedra de esta manera, también puedes cerrar los ojos, estirar las manos sobre ellas y sentir hacia dónde te tinca más, siente su energía. La segunda manera es buscar de acuerdo a tus necesidades, o a lo que quieras trabajar o sanar con ellas. Para elegir de esta manera, puedes usar una guía o un libro.

 

Cómo usar tus piedras

Las piedras y minerales, al ser elementos de la tierra, tienen energía que se manifiesta en forma de vibración, esta energía se usa en la tecnología en mecanismos como relojes, controles remotos, etc, y se usa también en medicina vibraciones, alineando el propósito de una piedra con las necesidades de una persona.

Para obtener esta energía de una gema se aconseja que la uses, la tengas en el bolsillo, o la pongas en la zona afectada por un tiempo antes de dormir.