Hoy en día, podemos encontrar casi cualquier cosa bajo los rótulos de “natural” o “saludable”, y muchas veces, estos productos no cumplen con lo necesario para ser un alimento, ya que no nutren nuestro cuerpo. Ese es uno de los principales motivos por lo que muchas personas creen estar comiendo sano y aún así no logran sentirse bien ni recuperar su salud.

 

El tema de la “alimentación saludable” o “alimentación consciente” es el motivo de la mayoría de las preguntas que recibo de parte de ustedes, los lectores. Hoy quiero explicar un poco más sobre esto, hablando siempre desde mi propia experiencia, y de lo que he aprendido en este viaje, junto a otras personas también en búsqueda de sentirse mejor y de conectarse con la naturaleza y con ellos mismos.

 

¿Qué es comer sano?

 

En la vida actual, recibimos información desde muchos lugares distintos, y a menudo, toda ella viene sin filtro, y a mi parecer, es uno de los grandes problemas que causan confusiones respecto a lo”saludable”. La publicidad es uno de los principales factores que inciden en esta problemática, ya que se le otorga un rol educativo, y perdemos de vista que los contenidos publicitarios están orientados única y exclusivamente a vender un producto; no están orientados a cuidar la salud del consumidor, y ciertamente no están orientados a educar al consumidor.

 

Habiendo dicho esto, es que quiero citar a Michael Pollan, periodista y autor de diversos libros sobre alimentación, cuando dice que “Si sale de una planta, cómelo. Si está hecho en una planta, no lo comas”. Luego de años de búsqueda por fin tengo mi propio criterio para discernir sobre lo adecuado o inadecuado de un alimento, y lo quiero compartir con ustedes porque es sencillo y a la vez esclarecedor.

 

Todo se resume a esa frase, y finalmente, algo tan presente como la naturaleza, la tierra, despojada de todo artificio, es la que dicta el patrón del alimento, con sus estaciones y sus cambios, siempre sabe qué es lo que necesitamos, qué podemos cosechar, con qué nos podemos nutrir. A veces lo damos por sentado, estamos acostumbrados a vivir en un sistema de artificio, con supermercados, tiendas, cadenas de producción, preservantes y otras maquinarias, que a la larga sólo empeoran nuestra salud y nuestra nutrición.

 

¿Cómo empezar la transición?

 

Cuando las personas sienten por primera vez un interés por “comer sano” puede que se topen con infinitas dietas y “estilos de vida fit” o cosas así. Puede que se encuentren con alimentos en polvo, suplementos, galletas de soda, y un sinfín de trucos para engañar el hambre y bajar de peso, pero, ¿es esto la salud?. Para mí no lo es.

 

Desde mi punto de vista, salud es nutrición, bienestar, paz, agradecimiento, es vibrar de vida y energía, y todo lo que necesitamos para eso es el alimento que la tierra nos entrega. Puede que sea difícil de asimilar, y que necesitemos analizar las preguntas una y otra vez, pero al tiempo ya habremos internalizado la idea de que el Alimento Natural es el proveniente de la tierra.

 

Para comer más sano, no les recomiendo por ningún motivo seguir una dieta de las que se encuentran en internet, ya que no es un cambio real en el estilo de vida de cada uno. Lo mejor que pueden hacer es dejar de comprar todo en el supermercado y en las tiendas donde venden productos procesados, y comprar lo necesario en ferias de verduras y en tiendas naturales. Suena difícil al principio, pero es muy sencillo, volvamos a las raíces y preparemos nuestro alimento, sólo así nos podrá nutrir en mente, cuerpo y alma.

 

Respecto a los detalles como alto en grasa, bajo en grasa, con o sin granos, vegano, paleo, etc, etc, creo firmemente que cada persona debe aprender a conocer su cuerpo ya que todos tenemos necesidades únicas y no existe una fórmula universal correcta. Para que este camino sea más fácil, es útil contar con el apoyo de un profesional. Personalmente recomiendo tomar una consulta con la nutricionista Valeria Sumar (valesumar@gmail.com), pueden conocer su filosofía de vida en instagram, la encuentran como @radiant.nutritionist.  Para saber qué necesita tu cuerpo sólo debes estar atento a las señales, qué te hace sentir bien, qué te entrega energía, qué te hace sentir mal, qué alimentos te dejan pesado o con cansancio, etc.

 

Vamos al grano

 

En términos prácticos, un alimento natural es uno que sale directamente de la tierra, son plantas, nutrición y vida para nosotros, y no debemos limitarlo. Las papas, el arroz, el choclo, las habas, arvejas, lentejas, garbanzos, trigo sarraceno, mijo, amaranto, infinidad de frutas y vegetales, todo esto es lo que nos nutre, todo lo que podemos cosechar.

 

Al mirar el mundo bajo esta nueva óptica, nos vamos a llenar de preguntas: ¿y el pan integral de molde? ¿y el yogur light? ¿y la sacarina? ¿y la fruta en conserva? ¿y las galletas de soda?. Ninguno de esos ejemplos nos nutre de manera apropiada. Todos ellos se alejan mucho de origen y han pasado por muchos procesos que les quitan la nutrición que debieran entregar; más bien por el contrario, nos entregan sal refinada, azúcar refinada y grasas hidrogenadas, todos ellos elementos altamente nocivos para nuestro organismo.

 

En la sección “Alimentación Natural” de este blog, pronto podrán encontrar variedad de recetas e información sobre ingredientes naturales, limpios y nutritivos. Para ver más ejemplos sobre cómo llevar una alimentación natural, puedes ver también algunas fotos que subo a mi ‘stories‘ en instagram, me encuentras como @cotarichards.