Para que un documental me guste, debe reunir una serie de características: estar bien grabado en el sentido estético, tener buena música, usar bien los ritmos y los silencios, tener imágenes bellas, cálidas, que te transporten al lugar que estás viendo, y finalmente, tocar esa parte dentro de nosotros, transformarse en algo que te hace sentido; y “Cooked”, que les recomiendo ver hoy mismo, reúne todas estas características. 

Esta serie-documental original de Netflix que consta de 4 capítulos, es además un proyecto del escritor y activista de la salud Michael Pollan, que ha escrito libros como In defense of food, y Food Rules. Si aún no les suena, Pollan es el autor de frases como:

If it came from a plant, eat it. If it is made in a plant, don’t”

(Traducción: “Si viene de una planta, cómelo. Si está hecho en una planta, no.”)

Con esta serie-documental nos acercamos a entender cómo los productos que hoy encontramos en el supermercado, llegaron a reemplazar a la comida. Pollan, tanto en esta serie como en su obra en general, nos habla de cómo pasamos de comer alimentos a “edible foodlike substances”, o “sustancias comestibles similares a la comida”. Piensen en todo lo envasado, en cenar salsa en sobre, con tallarines que duran 5 años, y una hamburguesa con 17 ingredientes. Ahora piensen en una cazuela, que tiene carne y vegetales. Hay una gran diferencia cierto?

Además, gracias a este docu comprendemos algo MUY importante, que son las emociones y los afectos ligados al acto social de alimentarnos. Somos seres complejos, y nuestra nutrición tiene muchas dimensiones, nos nutrimos de afectos, de sabores, de placer, no sólo de nutrientes. De verdad les súper recomiendo que empiecen hoy a ver este documental, es integrativo, esta súper bien grabado, y lo más importante: no nos dice que pensar, no nos adoctrina, por el contrario, abre nuestra mente a preguntas legítimas que necesitamos hacernos si queremos cambiar y mejorar este planeta.