Hace muchísimo tiempo, hice un video (aún disponible en mi canal de youtube) sobre lo que normalmente tengo en mi despensa y en mi refri, con algunos tips de organización. Ahora que veo el video (uno de los primeros que subí a mi canal) lo noto mal grabado y muy lento. Por eso, para resumir el contenido de ahí y hacer algunas actualizaciones, decidí hacer un nuevo repaso por mi cocina, y hacer una lista de las cosas que no me pueden faltar.

 

*Estas son las cosas que hay en mi casa, y las comparto con mucho cariño. Cada persona tiene distintas necesidades, y esto es lo que ha funcionado bien para mi hogar. La foto de mi refri es de ahora, en verano es 80% frutas y sandía, aquí comemos según la estación 

 

Despensa

  1. Ghee, aceite de coco y aceite de oliva: estos son los aceites que voy usando y mezclando de distintas maneras para cocinar. En el día a día cocino sin aceite, el de oliva lo uso en frío, generalmente sobre ensaladas, el ghee lo uso para recetas especiales y lo añado al final, y el de coco lo uso en postres crudos para hornear. El de oliva y de coco los he encontrado orgánicos, el ghee no.
  2. Sal rosada y condimentos: tengo un frasco con sal que ha durado mil años, es sal gruesa, y voy poniendo una pizca cuando cocino. Además, uso muchos condimentos como comino, curry, eneldo, pimientas, paprika, tomillo, salvia, semillas de cilantro, etc. Cada receta tiene su aroma típico, y es gracias a los condimentos, que compro orgánicos.
  3. Hierbas e infusiones: para mí es muy importante mantenerme hidratada durante el día, por eso tomo al menos 8 tazas de agua herbal, en verano fría y en invierno caliente, siempre voy alternando sabores según la estación. Las hago yo y guardo en frascos, o a veces compro listas, trato de evitar las de bolsa porque crean mucha basura. En invierno mis favoritos son jengibre y cúrcuma, rooibos, chai, y menta. Todo sin cafeína, sin té negro. Me gusta mucho el sabor del café, pero no nos llevamos bien, pero tengo uno orgánico que guardo para ocasiones especiales.
  4. Semillas: las uso para todo! para hacer leches vegetales, colaciones, hacer harinas, mantequillas, etc. Las compro a granel y en la despensa están guardadas en frascos de vidrio, así se mantienen mejor por más tiempo. Mis favoritas son las almendras, caju, de zapallo, sésamo, maravilla, hemp, chía y linaza, sobre todo las dos últimas que no le pueden faltar a mi batido.
  5. Granos integrales: mis favoritos para acompañar guisos, hacer harinas, o incluir en mis bowls y sopas, siempre tengo quinoa, trigo sarraceno, mijo, amaranto y arroz basmati.
  6. Legumbres: me las traen del campo de mi abuelo que es agricultor, mis favoritas son las lentejas y garbanzos, que suelo usar en sopas, cremas, salsas, ensaladas, guisos, hacer brotes, etc. Además, compro porotos negros y lentejas rojas y verdes (indias) para ir variando.
  7. Crema de coco: la crema de coco es indispensable porque con ella hago yogurt, pero tiene que ser una crema 100% pura, con sólo un ingrediente: coco. Si tiene más ingredientes no la compro, porque no sirve para hacer yogurt. Además a veces la uso en cosas dulces, para hornear, o para hacer guisos, me encanta el curry de lentejas con crema de coco y arroz basmati.
  8. Canela, cacao, vainilla y cúrcuma: estos son los “condimentos” dulces que uso varias veces al día en lo que como, por eso sólo elijo de origen orgánico. Generalmente añado un poquito a mi desayuno, a mi taza de té, a mis leches vegetales, batidos, incluso sobre la fruta. Me gustan sus propiedades medicinales, la canela modula el azúcar en la sangre, la cúrcuma es antiinflamatoria, y el cacao es un energético potente.
  9. Dátiles, estevia y azúcar de coco: actualmente, los únicos endulzantes que estoy usando son estos, y los uso sólo en recetas o cosas que horneo los fines de semana, como barritas, bliss balls, galletas. En mis comidas principales no endulzo. Cuando uso dátiles y azúcar de coco para hornear, siempre parto con menor cantidad de lo que indica la receta, y pruebo a ver si está ok, así puedo reducirla generalmente a la mitad. Cuando uso dátiles en batidos verdes, uso 1/2 dátil por persona.
  10. Adaptógenos, hierbas y superfoods: esto lo dejo para el final ya que es muy personal, y depende de las necesidades de cada uno. Hace ya un buen tiempo he estado usando adaptógenos, que son frutos o hierbas que por sus propiedades medicinales ayudan a nuestro organismo a responder mejor, o “adaptarse” a situaciones de estrés, de ahí su nombre, to adapt, adaptogens. Ahora, “estrés” no significa solamente estar estresado como nosotros lo comprendemos, se refiere a cualquier tensión o conflicto que enfrente nuestro organismo y amenace un estado de buena salud, como accidentes, heridas, o trastornos. Dependiendo de lo que necesite en ese momento, uso unos u otros, y los trato como medicamentos o como mi botiquín natural 🙂

 

Refrigerador

  1. Hojas Verdes: creo que es la base de cada una de mis comidas, ya que las incluyo tanto en batidos como en bowls, ensaladas y guisos. Trato de comerlas al menos una vez al día y me encantan, los días que no como hojas verdes no me siento igual de bien.
  2. Fermentados y probióticos: incluyo al menos un alimento fermentado en mi día, puede ser kéfir, yogurt de coco, sauerkraut, miso, kimchi, etc. Un alimento fermentado es rico en probióticos, que son los guardianes de nuestra microbioma, que a la vez regula desde las emociones hasta el sistema inmune. Para elegir un buen probiótico, este debe requerir refrigeración. Si no está refrigerado, lamentablemente no está vivo y no nos sirve. También hago mi yogurt, y he estado experimentando con quesos vegetales, siempre fermentados, si no, no son quesos de verdad.
  3. Leche Vegetal: me encanta! si bien no es necesaria en términos de nutrición, siempre he dicho que reemplaza la “necesidad cultural” de leche, hacerse un latte, ponerle a un bowl con mi granola sin granos, usarla para hacer panqueques, etc. Yo la hago en mi Hurom hace mucho tiempo, y voy alternando entre semillas de maravilla, hemp, y almendras.
  4. Mantequilla de almendras, de coco y tahini: le pongo a todo creo y las amo ♥ las uso sobre frutas, verduras, para hacer dressings, en mis batidos, a veces las como a cucharadas incluso. Las hago yo misma en mi Hurom, he mostrado varias veces por instagram. Las guardo en el refrigerador ya que así se mantienen mejor.
  5. Vegetales frescos: los reyes de cualquier comida, y protagonistas de mi consomé con miso, del que me tomo sagrado una taza antes de dormir. Siempre tengo zanahorias, cebollas, ajo, zapallo italiano, betarragas, pimentones, etc. Trato de aprovechar al máximo las verduras de cada estación haciendo guisos, sopas, caldos y ensaladas.
  6. Vegetales congelados: últimamente tengo dos tipos de vegetales congelados, uno son las “sobras” o partes que no uso de los vegetales, que voy guardando para otros usos, y también tengo coliflor y zapallo italiano, que preparo y guardo trozado para luego darle más consistencia a mis batidos.
  7. Fruta congelada: siempre tengo a mano un montón de berries, por varias razones, la primera es que su temporada es muy corta, entonces trato de guardar lo más posible para el invierno, y también son frágiles, su vida útil es cortita. Además tengo peras, duraznos, manzanas, y cualquier frutita demasiado madura que haya llegado a mis manos, se troza y se congela para no botar nada.
  8. Granola sin granos: mi último favorito 🙂 preparo mi propia granola sin avena ni granos, y la guardo en un frasco de vidrio en el refrigerador, para la semana. Después la voy usando en batidos, en mi yogurt de coco, o a veces la como sola. Me encanta porque es alta en fibra, sin azúcar, y llena de amor, grasas buenas y proteína.
  9. Hummus de distintas variedades: el hummus es delicioso y salva mucho! a veces le pongo una cucharada a las ensaladas, o lo uso como dip para untar palitos de verduras. Mis favoritos son de palta, de albahaca, de paprika y de camote. Los hago con legumbres remojadas por al menos 12 horas, cocidas, sin sal, con buenos condimentos para optimizar la digestión, y trituro en mi Hurom chef.
  10. Huevos: es muy importante que los huevos sean libres de antibióticos y hormonas, y que provengan de gallinas que pueden caminar, estar al sol, y comer variado, por eso compramos sólo los Ecoterra, sustentables, de gallinas libres alimentadas con comida. Los huevos tradicionales son de gallinas enjauladas, les administran hormonas y antibióticos (que luego uno come a través del huevo) y todo el estrés de su mala calidad de vida pasa también a sus células, no es una industria que quiera apoyar.

 

 

Tips y Organización

  1. Abundancia: mantén alimentos naturales, frescos y nutritivos al alcance! Es vital no dejar pasar mucho tiempo entre compras, y evitar que nuestro refrigerador esté vacío, porque esto lleva generalmente a comprar comida rápida, pedir delivery, y esa no es nuestra meta (creo? mía al menos no).
  2. Maduración: Algo MUY importante para disfrutar realmente tu comida, es que esté en su punto óptimo de maduración. Una fruta verde puede hacer la diferencia entre un smoothie malísimo, o uno delicioso, por eso, es sumamente importante darle tiempo a las frutas y verduras que no están en su punto óptimo para que puedan madurar, además, esperar a que estén listas nos ayuda a que sean más nutritivas y digeribles.
  3. Envases de vidrio: conseguir frascos y potes pyrex de vidrio resistente es absolutamente necesario. El vidrio es un material sustentable que no altera el sabor de los alimentos, y los mantiene mejor. Puedes aprovechar de reutilizar los frascos de tu familia y amigos, lavarlos y etiquetar todo lo que guardes en ellos.
  4. Preparación: lo que más ayuda a evitar los productos procesados es tener snacks o cosas listas para comer cuando el hambre ataca fuera de los horarios normales de comida. Siempre tengo chocolate en barra amargo y orgánico, cacao nibs, una bandeja con bliss balls 100% naturales, una pasta de arvejas o humus para untar, e ingredientes sencillos para hacer una sopa, caldo o bowl en 10 minutos, que es parte de mi cena favorita.
  5. Orden: una vez a la semana hago una revisión del refri y uso las cosas que por alguna razón han quedado en el olvido, o están un poco mustias. Puedo incluirlas en mis platos, hacer una nueva receta, o trozar y congelar, la idea es que nada se pierda.
  6. Almacenamiento: encontré que una buena opción en invierno es almacenar la fruta en el patio o balcón, así no ocupa espacio en el refri y se mantiene a buena temperatura. Yo siempre tengo MUCHA fruta, alguna lista, y otra esperando que madure. La mía está en un frutero de 4 pisos en el balcón.

 

AMO mi despensa y mi refri, amo cocinar, amo organizarme, amo ir a elegir cada cosa que voy a comprar, amo leer las etiquetas y elegir el más limpio, amo enojarme y no comprar cuando ningún producto es lo suficientemente limpio para lo que necesito, porque eso me hace sentir una consumidora empoderada, con habilidades y poder de decisión. Mi parte favorita (sí, me da risa, pero así soy) es cuando digo “lo siento, pero con bolsa no me lo llevo, lo necesito sin la bolsa” (y ahí me dicen, bueno, se lo damos sin bolsa, WIN), o “cuando traigas uno sin azúcar, sin sal, o sin tantos preservares yo feliz de comprar acá”, porque tengo fe en que esos mensajes realmente van cambiando el mercado y le avisan a los comerciantes qué es lo que uno quiere.

Ahora que ya saben cuáles son mis ítems indispensables, y cómo me organizo a grandes rasgos, me gustaría saber si les interesaría asistir a un taller sobre esto. Tengo algunas ideas! Pero siempre prefiero preguntar 😉 Podríamos hacernos unos golden latte para partir, compartir datos, técnicas de organización, y quedar listas para ser maestras en comer rico y sano, generar menos desperdicios y ahorrar dinero ☼ deja tu opinión sobre esto en los comentarios!