Nota del 7 de Agosto de 2016

 

Sin champú ni cremas

Cuando subió el video a su canal de YouTube, la sicóloga Constanza Richards nunca se imaginó el impacto que tendría la descripción de su ‘natural’ rutina de belleza. Se llenó de comentarios, preguntas y uno que otro mensaje desagradable. ¿Por qué tanto escándalo? En ese video ella explicaba cómo y por qué había decidido dejar todo tipo de productos capilares, para lavarse el pelo solo con agua. “Cuando algo te hace clic, lo que pasa a nivel estético ya no es tan importante. Claramente no es una solución milagrosa, pero este camino que tomé tiene que ver con una decisión que va mucho más allá de lo brillante que me quedó el pelo o no”, explica.Esta decisión era parte de un camino que antes había comenzado con los productos cosméticos. Como colaboradora en distintos blogs se había especializado en comentarios de lanzamientos de belleza; estaba llena de productos que no usaba, envueltos en varias capas de plástico y con ingredientes impronunciables. El ‘exceso’ que vio en el mercado la motivó a tomar el camino contrario y optar por una belleza minimalista y sustentable. Primero abandonó las cremas y luego el champú. “Uno hace estos cambios no solo por salud, sino también por la salud del planeta. Todos los índices lo están demostrando. Como sicóloga siempre supe que los problemas se resuelven desde la prevención, y eso quizás fue lo que me hizo entender que esta transformación no se trata solo de reciclar sino dejar de generar daño”, asegura.

 

Para leer el artículo completo haz clic aquí