Después de un mes y medio mochileando por el Norte de Chile, ya podemos decir que tenemos un buen par de tips que entregarles! Este es el primero de los artículos de viaje, vienen un par más que serán específicos sobre otros temas -como las rutas que hicimos-, y estamos super atentxs a sus dudas! Así que pueden dejar todas sus preguntas y sugerencias en los comentarios de este post.

Para mí el viaje es algo fundamental. Viajar es vivir experiencias que no podrían ser vividas de otra manera, viajar te saca de tu zona de confort, pone a prueba tus habilidades, tus límites. Viajar es necesario en un mundo grande y diverso como el nuestro, viajar da perspectiva sobre la realidad, y te muestra que las diferencias no necesariamente nos separan. Al viajar aprendes cuáles son tus prioridades, qué es importante en realidad; aprendes a agradecer lo que tienes, y también lo que no tienes. Viajar, por sobre todo, te llena de gratitud.

Viajar es para todos, no para unos pocos. Hay viajes que requieren millones, otros que sólo requieren voluntad. Hay viajes lejos y viajes a la vuelta de la esquina. En un continente como el nuestro, viajar es una experiencia interminable: desde los glaciares que pueblan el cono sur, hasta el desierto más árido del mundo que corona el norte del territorio, pasando por los majestuosos andes, nuestra columna vertebral, y por la amazonía, que alberga el río más largo y caudaloso del planeta.

En honor a esa pasión por viajar, recorrer, descubrir y encontrarse en nuevos paisajes, les dejamos nuestras mejores recomendaciones para que empiecen ahora mismo a armar su próximo viaje.

 

 

  1. Elige tu destino. Lo primero para viajar es saber a dónde iremos, y un pequeño consejo… revisa tus gustos personales y averigua un poquito sobre el lugar, para ver si hay coincidencia y si pinta como un buen destino. Condiciones tan simples como la temperatura y el clima, la presencia de escalones y atractivos en las alturas, actividades urbanas o abundancia de lugares para shopping pueden convertir un destino “soñado” en un lugar desagradable en dos segundos, sobre todo si nos pilla por sorpresa y teníamos expectativas armadas. Una cosa es ver fotografías paradisiacas sobre un lugar, otra es informarnos sobre la cultura local, las costumbres, y los atractivos a los que se podría acceder. Lo mejor es viajar sin expectativas de ningún tipo, sin embargo, más vale viajar con preparación.
  2. Busca buenos mapas y guías de viaje. Planificar tu ruta o itinerario es mucho más fácil cuando sabes de buena fuente cuáles son las cosas que no te puedes perder. Puedes echar mano a tus blogs de viaje favoritos y a datos de amigos, sin embargo nuestra opción favorita son los mapas y las guías Norteamericanas, como Moon Guide. Con los mapas podemos ver todo tipo de rutas, desde caminos sin pavimentar, baños termales, nombres y altura de volcanes y macizos, pasos internacionales, e incluso estaciones de servicio con ducha y baño, que son ultra necesarias cuando viajas con más libertad. Nuestros favoritos son los mapas y guías Copec, que compramos en estaciones de servicio. Mapa en mano planificamos la cantidad de horas de viaje, el transporte necesario, acotamos zonas donde buscar alojamiento y todos los servicios básicos. Además, en muchos destinos no hay internet y la ubicación del teléfono puede que no funcione… por eso, un buen mapa siempre es bienvenido.
  3. Haz un cálculo aproximado de presupuesto. Con el destino elegido y la ruta lista, ya puedes calcular aproximadamente cuánto se necesitará por persona para viajar por un tiempo determinado. Puede que el costo final sea mayor o menor al estimado, pero ahorrar un monto mínimo te asegurará viajar sin complicaciones. Es recomendable considerar los gastos de transporte hacia el lugar, más un monto diario para movilización, alimentos, alojamiento y entretención. A todo esto se debe sumar salud o seguro en caso de que el destino requiera, por ejemplo, vacunas. Cuando tengas un monto claro, puedes fijarlo como meta en un lugar visible y empezar los ahorros.
  4. Aprende a ahorrar. Sobre lo anterior -para mí al menos-, el ahorro es más una filosofía de vida que un estado pasajero jaja. Por eso el ahorro no se queda en los meses antes de viajar, sino que durante el viaje intentamos optimizar los recursos que tenemos, por ejemplo, el primer día en un lugar siempre lo dedicamos a recorrer, buscar el local con los mejores precios en comida, y cotizar varias opciones antes de elegir alojamiento o actividades. Muchas veces no nos damos cuenta cómo por flojera o comodidad, un día de paseo puede terminar en una cuenta de 6 cifras, mientras que eligiendo transportes baratos, tomando algunos atajos y haciendo más autogestión, podemos tener un día casi gratis. Esos somos nosotros, los del día gratis, por ejemplo, cuando vimos este atardecer hermoso 100% gratis por tomar un atajo en una zona de la carretera, mientras la gente que se ve al fondo había pagado por entrar a un mirador, que más encima estaba lleno (y habían llegado a ese mirador en un tour de al menos USD $60, mientras que nosotros llegamos en bici).
  5. Revive el trueque. Se define como la acción de dar una cosa y recibir otra a cambio, especialmente cuando se trata de un intercambio de productos sin que intervenga el dinero. Revivir el trueque es fundamental, sobre todo para poder valorizar el trabajo de cada uno, para crear redes de apoyo entre personas de oficio, artesanos y productores, y también para facilitar el acceso a objetos, productos y servicios entre la comunidad. Les animamos a revivir el trueque en todos sus formatos y tamaños, ofrecer intercambiar, invitar a empresas grandes y pequeñas, porque así ademas se crea conciencia respecto al comercio justo y el valor de nuestro trabajo. Nosotros comúnmente intercambiamos desde fotografías hasta alimentos y horas de servicio, siempre que necesites algo y tengas otra cosa que ofrecer, pregunta.
  6. Considera generar ingresos mientras viajas. Así de simple, ya que hay muchas cosas que se pueden trocar, sin embargo, las cuentas siguen pagándose sólo con dinero, y mientras sea así, el dinero será indispensable para todos, tanto artistas como empresarios. Generar ingresos no es difícil desde mi punto de vista, sólo se debe seguir una fórmula simple que es objeto a entregar + horas de esfuerzo en crearlo = valor, y si sabemos leer las necesidades de las personas que están a nuestro alrededor, crear un ingreso transitorio no será difícil. Ideas? He hecho cigarros artesanales, inciensos de flores, postres caseros, arte callejero, visitas guiadas, etc., todo esto puede ser improvisado en la mayoría de los lugares del mundo, no requiere maquinaria, y sirve también para ofrecer en trueque. Atreverse es la clave, los límites frente al dinero están casi siempre en nuestra mente*.
    * Considerando que quienes leen este artículo tienen acceso a electricidad, y a un aparato electrónico con conexión a internet. Diferentes son las condiciones frente a la creación de empleos y generación de ingresos para personas en situación de vulnerabilidad, o que se encuentran bajo la línea de la pobreza.
  7. Busca alojamientos no tan convencionales. Generalmente, los primeros anuncios de google, los avisos del diario y de las revistas, y otros así de llamativos suelen ser los más caros. Generalmente, uno busca un poquito más y empieza a encontrar cómo los precios bajan y bajan. Lo mejor que pueden hacer frente a esto, es buscar alojamiento por internet, crear un documento y en él anotar precios y ubicaciones de manera comparativa. También es útil acercarse a la oficina de turismo de cada ciudad en cuanto lleguen, ahí encontrarán listados de camping y hostels, junto con su precio y el contacto para reservar. Si quieren ahorrar y el clima lo permite, los campings son excelente opción, junto con las habitaciones compartidas en hostels. Nuestra fuente favorita de alojamientos es la app AirBnb, si inicias sesión con mi código haciendo clic aquí obtendrás $24.000 de descuento en tu primera reserva.
  8. Muévete diferente. El transporte es un ítem que a veces olvidamos al viajar. Es súper importante averiguar esto antes de viajar, ya que varía mucho de ciudad en ciudad. En San Pedro de Atacama, por ejemplo, los principales atractivos están fuera de la ciudad y no existe transporte público para esto, así que deben considerar en qué movilizarse. En Chiloé, por el contrario, hay transporte público hasta casi todos los lugares turísticos, es muy barato, y si no tienes $ siempre alguien amable te puede llevar gratis si haces dedo. Nuestras principales opciones son arrendar bicicletas, buscar buses pequeños o interurbanos, compartir auto, y usar Uber con la tarifa dinámica.
  9. Prefiere preparar tus comidas. Tanto por nutrición, como por ahorros, medioambiente, y por bienestar en general, es mejor para el bolsillo y para la salud preparar cada uno lo que va a comer. Un almuerzo para dos personas puede ser preparado por apenas $2.500 pesos al comprar en un mercado o tienda pequeña, mientras que en un restaurant puede costar hasta $20.000 algo similar. Sin contar con que los locales de comida tradicional tienden a confundir la chatarra con lo económico, y a veces costará encontrar ofertas baratas que al mismo tiempo sean nutritivas. Nuestra mejor opción es buscar una tienda de barrio, comprar verduras, y llevar nuestra cocinilla que es súper pequeña, literalmente cabe en la palma de la mano y la puedes ver haciendo clic aquí, la compramos en límite sur.
  10. Confía en las apps. El mundo digital crece y no es en vano. Hoy se pueden encontrar un montón de apps que facilitarán tu viaje, y les voy a compartir mis favoritas a continuación: AirBnb, donde encontramos alojamientos muy económicos, reciben PayPal, y puedes ver comentarios sobre quien te hospeda. Tripadvisor, que muestra lugares para visitar, para comer y para hospedarse con comentarios reales, siempre es útil leer opiniones. Ioverlander, una app para quienes andamos con carpa y buscamos lugares donde pasar la noche, desde campings habilitados hasta zonas rurales. Workaway, no es una app aún, es un sitio web donde listan hosts dispuestos a recibirte para un intercambio de voluntariado, nosotros estamos ahí 😉 Couchsurfing, más que nada para emergencias, es una red de alojamiento por trueque. Google maps, que ha mostrado tener mejor información sobre las ciudades que los mapas de apple. Uber, un conductor amigo y seguro, que te permite pagar con cargo a una tarjeta por si no tienes efectivo, y visualizar de antemano cuál será la tarifa del viaje.