Un año récord de huracanes, terremotos, incendios forestales, y clima extemo nos ha remecido, y ya es hora de tomar acciones. ¿Te suena esta descripción? Podríamos estar hablando del año 2018, 2017, o quizás también del 2016. La última década se ha caracterizado por mostrarnos la verdadera cara del cambio climático, las consecuencias que tiene sobre la vida como la conocemos.

Si te contáramos que detenerlo es tan fácil como cambiar un poquito tus almuerzos, tus desayunos, y lo que compras… ¿por qué esos cambios aún no suceden? En Andes tenemos una teoría, y es que todo se trata de educación y trabajo en equipo. Cuando todos rememos hacia un mismo lado, las cosas cambiarán. Mientras tanto, ayudemos a que más y más personas se sumen a remar hacia el lado indicado!

Los expertos han hablado, investigadores atmosféricos y científicos especialistas en clima nos han dicho “sí, las acciones humanas afectan la posibilidad e intensidad de las catástrofes climáticas”. Un artículo que cabe destacar apareció el invierno pasado en el New York Magazine (que además se adjudica el título de la publicación más leída de todos los tiempos) nos advirtió que, si no realizamos cambios sustanciales, el mundo se volverá inhabitable -una distopía de constantes olas de calor y enfermedades resistentes a los medicamentos- en los próximos 100 años. Y ya estamos comenzando a notar la evidencia de cómo el cambio climático afecta nuestra salud.

Nuestras reservas de alimento están sufriendo las olas de calor, las enfermedades crónicas están empeorando con la contaminación y las temperaturas extremas, y nuestra salud mental está recibiendo los estragos de lo anterior. Esto pone en relieve la importancia del rol que tienen todos los ciudadanos en relación a esto: eres parte del problema, o eres parte de la solución. Es nuestra responsabilidad cuidar la salud colectiva, de los niños, y el futuro del planeta, y afortunadamente, muchas personas se suman cada día a hacerse responsable de sus acciones, y respetar la tierra que todos compartimos.

Mientras Donald Trump quitó a EEUU del acuerdo de Paris por el Cambio Climático, muchos gobiernos locales anunciaron planes de seguir adelante con sus objetivos medioambientales, a pesar de las desafortunadas acciones de su actual mandatario. Al día de hoy, más de 47 ciudades de EEUU se han comprometido a generar un 100% de su energía a partir de fuentes renovables, paralelamente, la energía solar y eólica anotaron un porcentaje récord de producción en el país.

Paul Hawken, ambientalista, autor de Dradown -best seller del New York Times-, y ganador del premio MBG Lifetime Achievement, confía en que los pioneros de la sustentabilidad pueden revertir el cambio climático, y lo harán. “Si le pones atención a la información que entrega la ciencia y no te pones pesimista, es que de alguna manera no lo estás entendiendo”, dice, “pero si miras a la gente que está haciéndose cargo del problema y no te sientes con esperanza, es que no tienes corazón”.

No es coincidencia que en 2017, más y más compañías y corporaciones comenzaran a priorizar la sustentabilidad y la ética en sus protocolos. Nos da esperanza ver varias marcas de bienestar que continúan sentando precedentes y siento el ejemplo en este espacio. “Para nosotros, la sustentabilidad es el desafío de innovación más grande que el mundo”, dijo a Surface Mag la jefa de innovación de Nike, Hannah Jones. Nike, recientemente lanzó Flyleather, una zapatilla hecha de cuero sustentable que tiene la mitad de huella de carbono que una normal. Un tiempo antes, Adidas lanzó unas zapatillas Ultraboost hechas de plástico restacado del océano, donde cada par equivale a 11 botellas plásticas.

Estas marcas están en el marketing de la salud -consumidores conscientes que están más atentos que nunca acerca del poder de sus compras. Las personas están comprando más inteligentemente y poniendo atención a su huella de carbono, a medida que la tendencia Basura Cero se vuelve más y más conocida. Bloggers populares como Lee Tilghman han participado de diversos challenge zero waste, siguiendo a los pioneros de la sustentabilidad, como Bea Johnson (que pronto viene a Chile!) y Trash is for Tossers.

El hashtag #zerowaste reúne más de 1,387,432 publicaciones en Instagram, y nos recuerda que las frutas y verduras sin envoltorio son el mejor snack ;). Este año, todas las personas que se apasionan por el bienestar están mejorando nuestro compromiso con sanar el planeta, ahora que sabemos que es la única manera de estar bien. Cada granito de arena cuenta! No encuentres excusas, encuentra soluciones y súmate a este cambio ♡

 

 

 

 

Traducción y adaptación de Mind Body Green, por Andes Guardianes.