El Comercio Justo, mucho más allá de ser un concepto que se usa al hablar de medio ambiente, es un acto político, un acto revolucionario, que protege a nuestra comunidad y nuestras redes.

¿Que entendemos por comercio justo? A continuación compartimos la deficinición internacional, entregada por la Organización Mundial de Comercio Justo.

 

El Comercio Justo es un sistema comercial basado en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio internacional prestando especial atención a criterios sociales y medioambientales. Contribuye al desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y asegurando los derechos de productores/as y trabajadores/as desfavorecidos, especialmente en el Sur”. (Organización Mundial del Comercio Justo, WFTO)

Por lo tanto, el Comercio Justo puede entenderse como un sistema comercial solidario y alternativo al convencional que busca el desarrollo de los pueblos y la lucha contra la pobreza. Se basa en condiciones laborales y salarios adecuados para los productores -que les permitan vivir con dignidad-, no explotación laboral infantil, igualdad entre hombres y mujeres -ambos reciben un trato y una retribución económica equitativa-, y respeto al medioambiente, donde los artículos se fabrican a través de prácticas respetuosas con el entorno en el que se producen.

 

 

Por todo lo anterior, el Comercio Justo es considerad una herramienta revolucionaria de cooperación, que requiere del compromiso tanto de consumidores (nosotros) como de empresas para poder entregar frutos. El Comercio Justo constituye, además, un movimiento internacional formado por organizaciones del Hemisferio Sur y del Hemisferio Norte. El objetivo de este movimiento es mejorar el acceso al mercado de los productores menos favorecidos y cambiar las injustas reglas del comercio internacional que perpetúan la pobreza y la desigualdad mundial. (Para saber más visita comerciojusto.org)

Cuando hablamos de #comerciojusto y #fairtrade hablamos ética, pero por sobre todo, de bienestar para la humanidad. En estas transacciones se le paga lo que corresponde a quien cosecha y elabora, quien transporta, quien distribuye y quien vende. Con “pago” no hablamos sólo del dinero, ya que este concepto es válido en cualquier intercambio comercial. En una transacción justa, se cuida la salud de los trabajadores, y también del planeta, ya que buscamos no sobre explotar los recursos naturales, sino que respetar su ciclo de obtención y crecimiento. 

 

 

Cuando vemos ropa y productos baratísimos de origen internacional (como Zara, H&M y otras compañías) ocurre algo que se llama “externalizacion del pago”. Lo que tú te ahorras en ese objeto lo paga la mujer que cose las prendas hacinada sin comida, el niño que ensambla la tecnología mediante trabajo esclavo, los que cosechan al sol y reciben una moneda a cambio de un día de trabajo. Ellos pagan lo que acá se ahorra. ¿Cómo lo pagan? con pobres condiciones de vida, inestabilidad laboral, abuso, y violencia.

Cuando un productor abarata costos para poner a tu alcance un producto mucho más económico que el de comercio justo, comúnmente evita pagar sueldos dignos, condiciones laborales mínimamente higiénicas, salud e higiene para los empleadores, envases y prácticas responsables con la tierra, y otros puntos absolutamente relevantes.

¿Nunca te habías preguntado por qué las cosas a veces son TAN baratas? ¿Cuánto gana el retail y cuánto el obrero? ¿Por qué el artesano cobra más caro? Por eso los animo siempre a comprar local en negocios pequeños, porque le hace bien a la comunidad y al planeta 🌎 🍃 ♻️ .

Siempre pregunta e investiga.

No dejes que la publicidad tenga un rol educativo que no le pertenece, los comerciales y etiquetas están hechos por publicistas para vender productos, no por maestros ni expertos para educar al consumidor. Empieza HOY a cambiar tus hábitos de compra y a inculcar en tu comunidad el consumo responsable. ¡Tu compra es tu voto! Entre todos sumamos mucho más de lo que crees.

Para más información sobre chile visita sistemab.org

Para educarte más, revisa los documentales Living on one dollar, y The true cost. También puedes ver los documentales que recomendamos en esta lista.

Te dejamos este pequeño documental para que compartas, y podamos ampliar nuestra comprensión sobre los alcances que tiene el comercio justo, y las implicancias del sistema de intercambio comercial no equitativo en que estamos insertos.

 

 

Cómo poner en práctica el Comercio Justo en mis hábitos de consumo

 

  • Apoyar la Autogestión y el comercio artesanal, en prácticas tan simples como dejar de ir al súper a comprar absolutamente todo. Busca empresas familiares, asociaciones, cooperativas y PYMEs. Si siempre vas al súper le ayudas a una familia multimillonaria a acumular más y más capital. Si vas por tus verduras a la feria, por tus productos de higiene a una tienda artesanal, por tus alimentos de despensa a una tienda a granel, por tu ropa a una diseñadora independiente, y así, apoyas y ayudas a más familias a surgir.
  • Busca el Comercio Justo REAL, un negocio atendido por su dueño, pregunta a los trabajadores cómo es la situación laboral, revisa los envases de los productos, es realmente ecológico y justo, o es una fachada comercial para ser más atractivo? Siempre atentxs. Investiga tus productos de alimentación, textil, higiene, regalos, etc.
  • Si ya estás en el gran comercio internacional -léase productos importados- busca siempre el sello de Comercio Justo o Fair Trade y prefiere esas marcas. ¿Sabías que los chocolates tradicionales que llegan a Chile están elaborados con mano de obra esclava e infantil? ¿Sabías que cada vez que compras uno dices “sí, quiero que esos niños sean esclavos”?. Prefiere productos certificados comercio justo, estas son las certificaciones: Fairtrade Internacional (FLO), ECOCERT Comercio JustoFUNDEPPO (Fundación de Pequeños Productores Organizados), IMO-Fair for LifeNaturland.
  • Como sabemos que es mucho más fácil y económico simplemente hacerle el quite a las grandes industrias transnacionales, haz autogestión tú mismx y comienza a fabricar las cosas que no encuentres como parte del comercio justo, las mejores empresas surgen de la necesidad!
  • Siempre pregunta, siempre averigua, no tengas miedo de incomodar. Escribe a las marcas y a representantes, comenta en redes sociales, comparte información, sé un agente de cambio, sé parte de la solución y no del problema.