Hablemos de viajar? Los viajes te lanzan al mundo, y para quienes aman viajar, mucho más allá de los lugares recorridos y las fotografías tomadas, lo realmente valioso que se queda contigo para siempre es el recuerdo, las sensaciones, las experiencias, las personas que conociste y los desafíos a los que te enfrentaste.

Quien nació viajerx sabe muy bien que así como a algunas personas las llama el formar un hogar en un sólo lugar, a quien nace viajerx le llama la vida nómade, y llevar la sensación de hogar en el corazón, junto con pedacitos de cada ciudad que te recibió con el cielo despejado, gente buena en tu camino, y sincronicidades a tu favor. 

Para todxs quienes aman viajar, quienes quieren conocer otras realidades, quienes sueñan con viajar más y sienten que no pueden porque hacen falta muchas cosas, mucho tiempo, mucho dinero, hoy queremos compartir nuestra experiencia bien conocida por todo nuestro pueblo: el trueque, y cómo usarlo al estar de viaje.

El trueque

El trueque es la acción de intercambiar sin dinero, un producto, un bien, o un servicio es entregado y a cambio se recibe otro. El trueque es un sistema bien conocido en el campo, cuya historia data de largos años atrás, en tiempos de la invasión, y que está tomando cada vez más fuerza en las ciudades y contextos urbanos. Si bien el tema de trocar objetos nunca desapareció, sí fue tomando un sentido más mercantilista con los años, y alejándose del concepto de Trafkintu, propio del pueblo Mapuche.

La palabra Txafkintun -Trafkintu- sin embargo, no posee la connotación meramente mercantil que sí posee la palabra “trueque”. La comparación del Trafkintu con el trueque causa que se pierda la esencia del concepto, que escapa a la economía y entra de lleno en el lado humano, el intercambio energético (como lo llamaríamos hoy), la intención y la emoción que trasciende a la relación comercial, que deviene en una reciprocidad de sentimientos e intercambio del uno con el otro.

 

Trueque e intercambio de energías

Mis primeros trueques fueron tímidos, y comenzaban al ofrecer lo que sé hacer, cosas que podía cocinar, y ayuda en general. Ofrecía esto a personas cuyo arte u oficio llamaba mi atención, y también a personas donde intuía que un intercambio sería el comienzo de una historia de mutua ayuda. 

A eso me refiero con el “intercambio de energías”, donde el trueque se convierte en trafkintu y se abre una relación de reciprocidad que va más allá del intercambio comercial o mercantil, y se establecen relaciones de cooperación y ayuda mutua en base al intercambio y flujo constante. Tengo una amiga que trabaja elaborando y vendiendo productos ecológicos; con ella nunca he intercambiado dinero, y tampoco nos hemos reunido a hacer un “pasando y pasando”, sino que de vez en cuando nos vamos ofreciendo y regalando objetos/productos/servicios, en un ir y venir. Nadie lleva la cuenta, nadie anota cuánto va, ni menos precios o equivalencias. Más trafkintu que trueque. 

Hacer trueque al viajar es más o menos lo mismo. Conocerás gente en el camino, que te entregará hospitalidad y tu entregarás algo a cambio, siempre en gratitud y agradecimiento, y esto es el trueque, un intercambio de energía, un flujo de gratitud, establecer una relación de reciprocidad en base a entregar y recibir. 

El viaje es un intercambio en sí mismo, quien viaja recibe amabilidad, hospitalidad, ayuda de todo tipo, indicaciones, un techo ante la lluvia, agua caliente y el plato un poquito más lleno. Quien viaja entrega experiencias, alegría y asombro, historias y conocimientos de otras tierras. Al viajar siempre surgirán los intercambios de manera espontánea, cuando de buena voluntad la ayuda se ofrece y es bien recibida.

Para quienes requieren de mayor organización, existen plataformas online que te permiten conectar con una red de viajeros y personas de todo el mundo, que llevan a la práctica el intercambio al igual que tú. En estas comunidades el trueque es la moneda de cambio, y es la puerta de entrada a formar lazos duraderos con personas que comparten una visión de mundo que va más allá del dinero, el comercio y la cultura que hay en torno a ello.

 

Workaway

Esta plataforma conecta a viajeros y host de todo el mundo, con el fin de reunir gente y formar comunidades en torno al trabajo voluntario. Workaway es el sitio más “tradicional”, donde se describen como la comunidad líder en viaje sustentable e intercambio cultural. Aquí puedes encontrar hostales, familias, escuelas y organizaciones, todas ellas buscan voluntarios que quieran participar y entregar horas de trabajo a cambio de alojamiento y comida. Nosotros conocimos a dos de nuestros mejores amigos haciendo workaway! Para acceder al listado de hosts debes comprar una membresía anual que te da acceso a crear un perfil, contactar con los anfitriones, con otros viajeros, e incluso unir perfiles. La membresía es relativamente barata, se paga sólo una vez y el acceso dura un año. Si quieres crear tu perfil en Workaway o entrar de lleno a planificar tu viaje, ingresa al siguiente link para registrarte: workaway.info

 

wWoof

Para hacer un intercambio donde el trabajo de voluntariado incluya vivir un poco más “fuera del radar”, y ganar experiencia en granjas orgánicas es que existe wwoof, o como dicen los mochileros, ir a hacer woofing 😉 WWOOF Chile es una organización sin fines de lucro que reúne a voluntarios con hosts en Chile, usando métodos de agricultura orgánica y ecológica para buscar la sustentabilidad en el desarrollo del cultivo y la bio construcción. Hace algunos años el sistema de wwoof no era el mejor en términos de conectividad y soporte web, debías comprar la lista haciendo una transferencia y luego contactar personalmente a la granja donde querías ir. Lo bueno de ahora, es que tanto Wwoof chile como el internacional han remodelado su web haciéndola más fácil de navegar y de usar, punto para el Wwoofing! wwoofchile.cl

 

Couchsurfing

La app de los viajeros que buscan un lugar donde quedarse, y además la ayuda de un guía local que te muestre la cara más real de la ciudad. ¿De qué se trata? Una comunidad de personas que viaja y que también hospeda viajeros. En tu perfil puedes elegir ser viajero, e ir publicando tu viaje con geolocalización, y así personas del lugar al que viajas te pueden ofrecer alojamiento, o salir a recorrer. También puedes escribir directamente a un host, para quedarte en su casa. Los host publican las comodidades que ofrecen, sus intereses personales, y la fecha en la que pueden recibir viajeros. ¿Cómo hacer couchsurfing y no fallar en el intento? Primero, completa tu perfil y añade fotos reales, así serás más confiable para otras personas y obtendrás respuestas más rápido. Segundo, añade contactos de tu “vida real”, sincroniza la app con facebook y llena la sección de amigos, así tendrás más credibilidad. Finalmente, si vas a viajar publica tus fechas y la ubicación, y busca host quehayan alojado a personas previamente y se hayan conectado hace poco. Si vas a hospedar, detalla las condiciones de tu espacio y revisa la app a menudo, para que aparezcas como “online” de manera reciente.

 

¿Ya te animas a viajar? Cuéntanos si te sirvió esta info 😉