«todos nacemos bajo el mismo cielo» .
.
Subiendo por el valle descansan los Apu, abuelos volcanes guardianes del fuego transmutador, cuidadores de los habitantes del territorio. Atrás de ellos, Bolivia, tierra sagrada cuyas cumbres se alzan al cielo, entre nubes y lagunas de fuego. A la izquierda, los autos pasan veloces, vienen desde Los Andes, nuestra cordillera joven. Aquí terminamos nuestros días en el desierto más seco del planeta, nos llevamos amigos, recuerdos, y paisajes. Nos llevamos este cielo que nos esperaba en un callejón humilde a la salida de nuestro hostel, y también las caras de asombro de todos los que salían a observar la vía láctea después de un atardecer de lava. Nos llevamos todo el amor que nos entregó esta tierra. Gracias por todo.

 

View this post on Instagram

«todos nacemos bajo el mismo cielo» . . Subiendo por el valle descansan los Apu, abuelos volcanes guardianes del fuego transmutador, cuidadores de los habitantes del territorio. Atrás de ellos, Bolivia, tierra sagrada cuyas cumbres se alzan al cielo, entre nubes y lagunas de fuego. A la izquierda, los autos pasan veloces, vienen desde Los Andes, nuestra cordillera joven. Aquí terminamos nuestros días en el desierto más seco del planeta, nos llevamos amigos, recuerdos, y paisajes. Nos llevamos este cielo que nos esperaba en un callejón humilde a la salida de nuestro hostel, y también las caras de asombro de todos los que salían a observar la vía láctea después de un atardecer de lava. Nos llevamos todo el amor que nos entregó esta tierra. Gracias por todo. ❤️ . 📸 de @eduperedap

A post shared by Constanza (@cotarichards) on