Este verano, en medio de un viaje de dos meses por el sur de chile, pasamos nuestra noche de año nuevo en un hostel de mochileros acampando junto a franceses, alemanes, belgas, suecos, y una pareja con la que hicimos buenas migas: él argentino, ella sueca, recorrían la Patagonia en bicicleta para ver de cerca esos paisajes con los que toda persona amante de la aventura sueña a diario.

Las cosas de la vida nos llevaron a seguir el viaje con ellos y re encontrarnos en un pequeño pueblo de montaña donde pudimos compartir más, y darnos cuenta que teníamos varias cosas en común: andar con shampoo sólido y detergente biodegradable, buscar lugares donde separar desechos, y alegrarnos inusualmente frente a una zona de compostaje. Conversando, nos contaron que se habían conocido en un voluntariado para construir escuelas sustentables, que además mantienen programas educativos donde los niños aprenden a cuidar y respetar el medio ambiente mediante el cuidado de un huerto agroecológico y otras actividades.

No dábamos más de emoción. Leo -a estas alturas ya nos habíamos amigado bastante- nos dice “che si les interesa les muestro más, este es mi trabajo, soy permacultor y trabajo en construcción y uso de energías sustentables”, y en medio de los cerros de la patagonia, sacó un mini computador y así, rodeados de naturaleza, conocimos Una Escuela Sustentable.

Leo es embajador de Una Escuela Sustentable, y nos mostró orgulloso la primera escuelita que construyeron más de 100 voluntarios usando materiales rescatados y reutilizados, más técnicas y tecnología amigable con el medio ambiente, para generar escuelas auto sustentables. Ese mismo día supimos que dentro de algunos meses estaríamos voluntariando y reunidos con estos amigos, porque en ese momento nos contó la noticia que esta semana se materializó para nuestro país: ya se dio el vamos a la construcción de la primera Escuela Sustentable de Chile!!.

Así es, luego de un periodo de postulaciones ya hay una escuela elegida y pronto tendremos más noticias, por ahora, sabemos que la Escuela Básica de Lo Zárate en Cartagena será la institución renovada por voluntarios de todo el mundo. Así es como esta escuela se convertirá en la primera escuela pública sustentable de Chile y la tercera de la red Una Escuela Sustentable Latinoamérica.

 

 

 

¿CUÁL ES EL TRABAJO QUE SE REALIZARÁ ALREDEDOR DE LA ESCUELA?

  • La construcción de un edificio sustentable de entre 100 y 150 m2. El edificio contará con sistemas de recolección de aguas de lluvia, tratamiento de aguas grises y negras, producción de alimentos, acondicionamiento térmico pasivo, producción de energías renovables y aprovechará materiales de reciclaje, materiales naturales y conocimientos y sabidurías locales en combinación con tecnología de última generación.
  • La reparación, acondicionamiento e integración de sistemas de aguas, energías renovables y acondicionamiento térmico pasivo al edificio ya existente.
  • La intervención de artistas y paisajistas seleccionados en Latinoamérica sobre el entorno del edificio. Se crearán espacios de juego, de aprendizaje y de producción y tratamiento de alimentos en el entorno.
  • El trabajo sobre la currícula educativa formal y las nuevas formas de abordar el aprendizaje a partir de las herramientas que el nuevo edificio provee.